El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Recursos Humanos

¿Despedir o no despedir?

Por: Adriana Rodríguez

Cuando un trabajador pasa por un mal momento, la decisión del ejecutivo empieza por “ponerse en los zapatos” de su empleado.

Para el gerente de una empresa resulta fácil despedir a un empleado que en todo momento no respondió a los objetivos de la empresa a pesar de constantes advertencias; sin embargo, la decisión se vuelve un dilema cuando se trata de una persona con muchos años de servicio y con buen desempeño, pero que últimamente sus errores han trascendido tanto en su área como en el resto de la compañía.

Entonces, la pregunta del millón es despedir o no despedir a ese trabajador. Usted qué haría, tomando en cuenta que su cargo también depende de la voluntad de los dueños.

Para el gerente general del Centro de Desarrollo Personal y Profesional Perfil, Franklin Ríos Ramos, cuando un trabajador carga con serios problemas familiares, su desempeño se verá afectado y por eso en estos casos se presentan múltiples soluciones.

“Primero el ejecutivo tiene que evaluar el desempeño de ese trabajador, pero no basándose en las últimas semanas, sino desde que ingresó a la compañía. Además es importante “colocarse en los zapatos del otro”; es decir cómo nos gustaría ser tratados en una situación similar.

En ese sentido, una solución neutral es trasladar temporalmente a la persona a otro puesto menos complicado y sin repercusiones, hasta que se estabilice emocionalmente y pase su momento difícil, como una manera de protegerlo y salvaguardarlo los intereses de la empresa.

“Esta decisión aparte de evitar perder un importante elemento de la organización, también produce una fidelización tanto a la persona involucrada como de todo el personal “, afirmó Franklin Ríos.

también te puede interesar