El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Recursos Humanos

Reenamórate de tu trabajo

Por: Adriana Rodríguez

¿Vives pendiente de la hora de salida? ¿Ya no disfrutas como antes de tus labores? ¿Te sientes harto del ambiente laboral y de hacer lo mismo siempre?

Si la respuesta a alguna de las preguntas es afirmativa, posiblemente eres parte de un significativo porcentaje de personas que se sienten desmotivados o frustrados en el trabajo.

Por ejemplo, una encuesta realizada por el International Survey Research Center encontró que en Estados Unidos el 87 por ciento de los trabajadores reconoce que el trabajo no los motiva o que los aburre. Mientras que en Europa -Inglaterra, Italia y España-, ocho de cada 10 empleados acepta que trabajan “en piloto automático”.

Pero la difícil situación económica que se vive en el mundo y el temor a quedar desempleado promueve que muchos no busquen otro empleo. 

La realidad es que estar en un trabajo en el que te sientes frustrado o desmotivado es difícil, además de convertirse en una fuente de malestar y estrés.

Y es que el lugar de trabajo es el espacio donde invertimos la mayor parte de nuestro tiempo. Por eso no es extraño que sea uno de los aspectos más relevantes del diario vivir de las personas y que los expertos enfaticen en la importancia de un ambiente laboral saludable.

Por eso, en vez de quejarte, frustrarte o “tirar la toalla”, quizás es hora de buscar cómo reenamorarte de tu profesión u oficio o revaluar tu realidad desde otra perspectiva más positiva.

Rolando Cabrera Estrada, economista de la UNAM, aseguró que si te sientes frustrado en el trabajo, no todo está perdido. Si estuviste enamorado de tu trabajo, aún puedes reconciliarte con él. 

Lo primero que debes hacer es tomar conciencia qué aspectos hacen que te sientas tan frustrado con tu trabajo. ¿Es el proyecto, que ya no te motiva? ¿Es la forma cómo se trabaja? ¿Es el ambiente que hay en la oficina? ¿Es la relación con tu jefe? Se trata de identificar por qué te sientes cansado o frustrado con tu trabajo para después poder tomar medidas y remediar esa situación. Invierte el tiempo necesario para identificar qué es lo que debería cambiar para poder volver a enamorarte de tu trabajo.

Aprovecha esa fase de reflexión para identificar también qué te enamoró de tu trabajo o de tu profesión. Esos aspectos serán los que deberemos potenciar.

Prepara una estrategia. Hecho el diagnóstico, ahora se trata de definir una estrategia para cambiar todo aquello que falla y potenciar aquellos aspectos que nos enamoraron hace tiempo.

Por supuesto, habrá cosas que no estará en tu mano modificar, y puede que si hay demasiadas, lo que deberás hacer será separarte completamente de tu actual trabajo y plantearte un cambio de empleo. Pero en la mayoría de ocasiones, está en nuestras manos volver a motivarnos con lo que hacemos y sentirnos felices en él. ¿Es el ambiente? Lo que puedes hacer es fomentar tu optimismo. ¿Es la relación con tu superior? Habla con él y busca soluciones. 

Implementa los cambios. Finalmente, analizado qué falla y planificado cómo remediarlo, se trata de empezar a implementar los cambios. Muchos de ellos pueden pasar por un cambio de actitud tuya, otros por la necesidad de ser creativo y buscar nuevas formas de hacer las cosas, por ejemplo. Y no olvides potenciar todos aquellos aspectos que te enamoraron de tu trabajo o tu profesión.

también te puede interesar