El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Recursos Humanos

Cómo manejar a un subordinado defensivo

Por: Adriana Rodríguez

Habrá que proceder muy cuidadosamente. Los psiquiatras saben que si cada uno de nosotros tuviera que absorber todo el impacto de los problemas y tensiones de la vida diaria, probablemente no resistiríamos la presión. Por lo tanto, todos establecemos mecanismos de defensa que nos ayudan a eliminar las experiencias dolorosas. 

Carolina Peralta, psicóloga de la Universidad Iberoamericana explicó que las defensas son muy importantes y un aspecto familiar en nuestras vidas. Cuando se acusa a una persona de mal desempeño, con frecuencia la primera reacción será negarlo.

“Al negar la falta, la persona evita tener que cuestionar su competencia. Otros reaccionan a las críticas con ira y agresión. Esto les ayuda a liberar la presión y pospone el enfrentar el problema inmediato hasta que puedan solucionarlo”, dijo.

En cualquier caso, entender y enfrentar la actitud defensiva es una importante habilidad de evaluación.

La psicóloga recomienda nunca atacar las defensas de una persona. No trate de "explicar la conducta esa persona" al decir cosas como "usted sabe que la razón verdadera por la que utiliza esa excusa es porque no puede resistir que se le culpe por nada" Por el contrario hay que tratar de concentrarse en el acto mismo ("las ventas están bajas") en lugar de en la persona ("no está vendiendo suficiente"). 

En ocasiones lo mejor es no hacer nada. Las personas con frecuencia reaccionan a las amenazas repentinas ocultándose instintivamente tras sus "máscaras". Sin embargo, si se les da tiempo suficiente, se produce una reacción más racional.

El supervisor no debe esperar poder resolver todos los problemas que surjan, particularmente los humanos. Más importante todavía es recordar que un supervisor no debe tratar de ser un psicólogo. Una cosa es ofrecer entendimiento al personal y otra completamente es tratar de manejar los problemas psicológicos profundos.

también te puede interesar