El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Recursos Humanos

¿Eficiencia técnica en la empresa?

Por: Adriana Rodríguez

Muchos emprendedores y directores de empresa creen que la eficiencia técnica y la eficiencia económica son dos términos que remiten a lo mismo. Sin embargo, aun cuando su relación es estrecha, ambos términos no son sinónimos. 

La palabra «eficiencia» suele asociarse casi de inmediato con el aspecto económico de una empresa, negocio o proceso en general. La idea que predomina es que aquello a lo que llamamos «eficiente» es también rentable y productivo. O dicho de otro modo, que promueve beneficios económicos directos.

No obstante, la eficiencia es un término que tiene que ver sobre todo con los recursos que se despliegan para alcanzar un objetivo. Un proceso es más o menos eficiente si emplea las mejores herramientas para ello.

Existen dos métodos básicos para medir el grado de eficiencia técnica: la Productividad Parcial (PP) y la Productividad Total de los Factores (PTF):

Productividad Parcial: este cálculo se obtiene tras relacionar la capacidad de producción de una empresa con un solo factor. La relación es bastante sencilla: la eficiencia será mayor si se producen más artículos o productos con la menor cantidad de insumos.

Productividad Total de los Factores: en este caso, dos o más elementos son empleados en el proceso, con lo cual es necesario realizar una suma del grado de productividad de cada uno de ellos para saber si el proceso es eficiente o no. Lo ideal es que cada insumo o factor (fuerza productiva, número de trabajadores, maquinaria, etc.) aporte su capacidad productiva media.

Otras empresas son partidarias de los denominados métodos frontera, que son los que establecen determinado grado de productividad y lo comparan con el de otras empresas similares. A través del efecto reflejo, se puede saber si un proceso está siendo más o menos eficiente.

también te puede interesar