El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Recursos Humanos

¿Qué es el Síndrome del Edificio Enfermo?

Por: Adriana Rodríguez

 

 

 

 

 

Martes 26 de abril de 2016

 

Cuando hablamos de contaminación solemos asociarla a la exterior, es decir, todo aquello que contamina nuestro aire cuando estamos fuera de casa.

Sin embargo, no se habla mucho de la contaminación interior, un mal que nos afecta cada vez más. El Síndrome del Edificio Enfermo es el nombre que la Organización Mundial de la Salud (OMS) utiliza para definir a todas aquellas enfermedades que se generan por la contaminación del aire en espacios cerrados. Tener conocimiento de ello nos evitará futuros problemas de salud.

Más de 4 millones de personas en el mundo mueren cada año debido a enfermedades relacionadas con la contaminación de sus hogares.

El dato de la OMS fue el disparador del nuevo estudio llevado a cabo por la Universidad de Surrey del Reino Unido, que alerta sobre los riesgos y enfermedades que acarrea la contaminación interior. Según la investigación, desde los restos de comida, los barnices de nuestros muebles, así como las pinturas de las paredes, más el polvo y otros agentes, son desencadenantes de la contaminación de nuestro aire y originan enfermedades peligrosas.

La principal complicación se presenta en que la mayoría son lugares cerrados, es decir, con una mala ventilación, lo cual no permite que los agentes contaminantes salgan sino que se conserven. Las partículas que están en el aire generan una inflamación en nuestras vías respiratorias y nuestros pulmones, reduciendo la oxigenación de la sangre.

Según la OMS las enfermedades que desencadenan esta contaminación pueden ser: neumonías, accidentes cerebrovasculares, cardiopatías, neumopatías e incluso cáncer de pulmón. 

Las soluciones son varias, además del cuidado y una correcta limpieza de los ambientes, (es decir, evitar los residuos, las pérdidas de gas e incluso el fumar adentro de tu casa u oficina) es importante ventilar la mayor cantidad de tiempo posible para permitirle a los gérmenes salir.

Otra de las consideraciones a tener en cuenta es la distribución urbana, bien se sabe que la polución que ingresará en un hogar lindero a una ruta muy transitada será mayor que aquel ubicado en una calle tranquila. Sin embargo, es necesario que ambas renueven el aire con frecuencia para evitar una mayor contaminación interior.

también te puede interesar