El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Recursos Humanos

¿Gerencia de la felicidad?

Por: Adriana Rodríguez

Si los empleados “viven” más tiempo en la oficina que en la casa, es necesario que estén contentos en dicho ambiente para trabajar mejor.

Ante esto, como una nueva tendencia en recursos humanos se está gestando la Gerencia de la Felicidad, esquema inclusivo, que mira a los empleados como personas que necesitan disfrutar sus labores para crecer y como camino está la motivación y crear experiencias de trabajo maravillosas.

Un Gerente de la Felicidad es capaz de diseñar iniciativas de motivación, fomenta el respeto en el área laboral, abre canales de comunicación eficaces con los empleados, destina el tiempo necesario para atender las inquietudes de cada trabajador e infunde optimismo en todo el personal.

Hace unos años, felicidad y empresa no eran términos compatibles, sino más bien contradictorios. En la gestión de personas se ha de tener en cuenta al principal capital: los empleados. Escuchar y conocer sus inquietudes servirá para hacer que las personas disfruten en su puesto de trabajo y se sientan valoradas.

Es necesario entender y abordar las diferencias que cada grupo generacional presenta para así cubrir las demandas y necesidades que cada uno de ellos presenta.

Cuando se habla de gerencia y felicidad no solo se debe pensar en los momentos en los cuales una persona está alegre, se siente bien o se le ve una cara de satisfacción. Detrás de estas afirmaciones se encuentran una serie de estudios, investigaciones y hasta experiencias de vida que ayudan a entender mucho mejor el amplio concepto de la felicidad y de los resultados que esta conlleva; vale anotar que la miramos como un proceso y no como un resultado.

Según los resultados de un estudio de un importante catedrático de la Universidad de Harvard Shawn Achor, indica que la felicidad efectivamente hace más productivas a las personas, hecho que se ve reflejado en una frase muy cierta: “ser felices para trabajar, no trabajar para ser felices”.

Para hablar de felicidad es necesario no solo aplicarla y vivirla, sino también aprenderla y ejercitarla.

“Es la construcción cotidiana de hábitos y es por esto que a continuación comparto cinco consejos dados por un estudio de la Universidad de Harvard que nos ayudan a ser mucho más felices: hacer ejercicio, escribir cinco motivos de felicidad al día, realizar actos de bondad aleatorios, meditar y anotar una experiencia diaria positiva”, indicó.

Cabe anotar que no necesariamente la felicidad radica en tener un buen salario o un buen ambiente laboral, de hecho está comprobado que solo el 10 por ciento de la felicidad está dada por factores externos como la pobreza, la riqueza, la salud o la enfermedad; de modo que las empresas deben hacer un mayor esfuerzo en motivar a sus empleados y por supuesto ser consientes que la familia es un factor esencial para la felicidad de cada uno.

también te puede interesar