El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Recursos Humanos

Docentes de élite: de la universidad a la empresa

Por: Redacción//El Pulso Laboral

Domingo 28 de agosto 2016

Generalmente, se acostumbra ver el ingreso al mercado laboral como una fase distinta a la educativa, cuando en realidad están íntimamente ligadas. La universidad debe preparar a los estudiantes para ingresar, sin mayores complicaciones al mundo laboral de acuerdo a lo que demandan las empresas.

Esta es una de las carencias que año tras año se destacan de la educación española, a la cual se critica por su falta de vínculo con las empresas locales e internacionales. Sin embargo, una tendencia creciente en los últimos años ha demostrado que la preocupación de las empresas por contar con personal correctamente capacitado a pesar de los fallos de la universidad se ha manifestado en un nuevo sistema de formación de los empleados.

Hace algunos años, empresas como Google, Microsoft o Facebook comenzaron a contratar docentes especializados en inteligencia artificial y deep learning, buscando a los mejores expertos para tareas de investigación. Esta medida tiene múltiples beneficios tanto en la actualidad como a futuro. Actualmente, ayuda a revalorizar el trabajo de los docentes, tanto a nivel económico como social; a futuro, podía acortar la brecha existente entre universidades y empresas.

De acuerdo a lo que consigna The Economist, en el 2015 las empresas americanas invirtieron un total de 8.500 millones de dólares en talento académico. Docentes del más alto nivel, con especializaciones de baja demanda en las universidades o sin un lugar en el plan de estudios de los centros, encuentran en las empresas el sitio ideal para demostrar sus conocimientos obteniendo sueldos de lujo que podrían compararse con los de las mejores estrellas del deporte mundial.

Recientemente se reveló que la empresa Uber contrató a 40 de los 140 miembros del National Robotics Engineering Centre de la Universidad Carnegie Mellon para sus investigaciones, atrayendo a los académicos con altas remuneraciones y espacios donde desarrollar su talento. Como si fuera poco, la captación de la élite docente lleva a tomar otro tipo de medidas, que si bien contribuyen a la continuidad de esta nueva “clase” de educadores, también favorecen a todo el sistema educativo: el apoyo a startups creadas por académicos; la creación de múltiples fondos para financiar estudios de postgrado en robótica, inteligencia artificial y otras áreas de interés para las empresas tecnológicas; el aumento de la cuantía de las becas de investigación en estas temáticas, etc.

Económicamente, la competencia entre universidades y empresas de la talla de Google o Facebook no parece justa, pues los gigantes de la tecnología tienen todas las de triunfar en una partida para la que no tienen rival. Ante esta fuga de talentos, las universidades deben tomar medidas inmediatas para evitar perder su prestigio: fomentar la enseñanza de las materias más demandadas por las empresas, crear programas atractivos para los docentes, ofrecer becas y ayudas especiales para alumnos que decidan apuntarse a carreras de robótica e inteligencia artificial, etc. La competencia puede ser difícil, pero será aún peor desde la pasividad.

 

también te puede interesar