El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Recursos Humanos

Inyecta armonía en la oficina

Por: Adriana Rodríguez

El ambiente donde nos desenvolvemos nos afecta para bien o para mal, más de lo que podemos pensar. A partir de esta edición aportaremos consejos para comenzar a transformar para tu beneficio espacios que habitas.

Los ambientes en los que habitamos influyen considerablemente en la manera en que nos sentimos: la cantidad de luz natural que penetra a través de las ventanas, el color de las paredes, los símbolos evocados por los cuadros y adornos, la presencia o ausencia de plantas naturales, la forma de los muebles, etcétera. Todo ello afecta nuestra experiencia.

Helen Torres, directora ejecutiva y CEO de Hispanas Organized for Political Equality (HOPE), una organización de promoción y educación dedicada al desarrollo de líderes latinas, propuso algunos consejos que te ayudarán a lograr un ambiente de trabajo armonioso en donde tus talentos, y no tu estrés, puedan prosperar.

Mantén una actitud profesional. Las empresas pequeñas tienden a instaurar un ambiente informal. “Procura ser consecuente respecto a las cosas que puedes controlar fácilmente, como saludar a tus colegas cada mañana, vestirte apropiadamente y cumplir con los plazos”, dice Torres.

“Puede ser que en tu ambiente de trabajo te sientas como en un grupo de amigos, pero recuerda que los plazos siempre están y es importante cumplirlos”, indicó.

El trabajo en la oficina funciona mejor cuando cada quien sabe exactamente qué es lo que le toca hacer. Podría serte de gran ayuda conversar con tu supervisor o supervisora para pasar lista de tus tareas y ver si existen algunas que quiera delegar. De lo contrario, puede crearse un ambiente de confusión y de competencia, en el cual dos personas luchan por hacer exactamente el mismo trabajo.

No abuses de la tecnología. No te sugerimos que destruyas todas las computadoras de tu oficina. Pero trata de mantener una comunicación interpersonal más humana.

Los trabajadores de hoy en día se comunican cada vez más a través del correo electrónico o de la mensajería instantánea, lo que aumenta la posibilidad de malos entendidos.

“Las personas suelen añadir su propia interpretación a los correos electrónicos, así que asegúrate de que tu destinatario entienda exactamente lo que le quieres decir”, dice Torres.

No hay nada más eficaz para enterrar la moral de una oficina que las críticas personales. Ayuda a que tu trabajo sea una zona libre de chismes, retirándote de manera educada de cualquier conversación que te parezca tóxica. “Una sola persona es capaz de establecer una línea de conducta positiva”.

también te puede interesar