El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social

Sin incentivos para ahorrar

Por: Redacción/ El Pulso Laboral

La mayoría de los mexicanos tienen una muy baja capacidad de ahorro y priorizan los beneficios a corto plazo, así como el consumo presente, por lo que dejan a un lado la visión de futuro en torno a buscar una jubilación decorosa o intentar guardar dinero para hacer frente a la vejez, a lo que se suma la desinformación. 

Muchos trabajadores desconocen los productos y características de los planes de ahorro voluntario, en tanto que la creación de las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afore) ha resultado una solución parcial y no sólo por la subsistencia de mecanismos de beneficio definido. 

El Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados, considera que actualmente, tres de cada cuatro mexicanos no disponen de una cuenta de retiro. 

Dentro del estudio "Pensiones y Jubilaciones en México: situación actual, retos y perspectivas, los investigadores parlamentarios refieren que de acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la transición al modelo de cuentas individuales ha mejorado de manera notable la viabilidad financiera, para finales del 2014 el sistema de Afores disponía de activos que fondeaban pensiones por un valor aproximado del 14.1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). 

EN LA PENSION, NI EL 50% DEL ÚLTIMO SALARIO. Lo anterior implica que en tan sólo 17 años, México logró ubicarse en el rango medio de la OCDE. Sin embargo, rio ha sido suficiente para garantizar a los trabajadores en retiro,: por lo menos, 50 por ciento de su último salario. 

Se justifica ese porcentaje ante el hecho de que uno de cada 5 mexicanos con empleo gana un salario mínimo al mes de 2, 401 pesos, sin contar que en los íiltimos 20 años el poder adquisitivo en el país se ha deteriorado notablemente, reduciéndose 72 por ciento. ¦ Ello ha limitado la capacidad de ahorra voluntario de las personas, lo que .evita el crecimiento, de la bolsa de recursos de la cual en el futuro saldrá su pensión. 

Resulta que la población de mayores: ingresos tampoco tienb muchos incentivos para ahorrar, porque sólo es deducible de impuestos 1.0 por ciento de los ingresos ahorrados en un año y eso, siempre y cuando él monto no supere los 5 salarios mínimos anuales, que serían 144,060. 

La OCDE en su Estudio Sobre los Sistemas de Pensiones en México, cuestiona que los trabajadores tienen opciones muy limitadas en el sistema de multifondos. 

Y a pesar de un aumento en la diversificación, los fondos de pensiones de México siguen demasiado concentrados en deuda, en contraste con otros países de la OCDE. 

Por lo que hace a las Afores, se expone que se podría fomentar aún más la competencia entre las mismas, porque si bien las tasas que cobran han disminuido en más de 70 puntos básicos en la última década, los niveles se mantienen altos en un contexto internacional. 

Para el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública, el bajo monto de las aportaciones que hacen los trabajadores mexicanos a sus cuentas individuales, conduce a que el Estado continúe con una erogación para cubrir la pensión garantizada establecida en las leyes de seguridad social Dentro de ese contexto, la Auditoría Superior de la Federación calcula que para el periodo 2014-2050, el gasto será de 5 billones 147,718 millones de pesos, el cual disminuirá en el tiempo bajo el supuesto de que los trabajadores inscritos en ese régimen cumplan todos los requisitos de pensión o jubilación establecidos en las leyes de seguridad social. 

INACTIVA, 56% DE CUENTAS INDIVIDUALES Un reporte reciente da cuenta que la mayor parte de las cuentas individuales de las Afores están inactivas, al pertenecer a trabajadores que, o bien se encuentran desempleados o pasaron a formar parte de la informalidad. 

Fue al cierre de 2014 que se detectaron 29 millones 272,000 cuentas que no habían recibido desde 2011, 55 aportaciones ni obligatorias ni voluntarias, lo que representaba 56 por ciento del total de cuentas individuales. 

Los trabajadores que empezaron a cotizar antes de las reformas a las Leyes del Seguro Social y del Infonavit que el Congreso Consolidó en 1992, año en que se creó el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) que abarca tanto al sector público como privado, conservan su derecho a obtener una pensión bajo el antiguo régimen. 

Así que sólo cubrir el pago de pensiones de los empleados que empezaron a cotizar antes de las reformas, con base en la Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social de 1973, le costará al gobierno federal 30 por ciento del PIB. 

En tanto, que el IMSS tiene pasivos, en. el rubro de beneficios definidos, que equivalen a 1.5 billones de pesos: más del 10 por ciento del PIB. La cifra rebasa el presupuesto del Instituto, que es de 497,695 millones de pesos. 

Mientras,que 1 costo fiscal del pasivo laboral del IMSS entre 2012 y 2050 se situará en 32.9 por ciento del PIB, por el pago de pensiones relacionadas con la Ley de 1973 (la generación que tiene derecho a una pensión garantizada), como por el crecimiento de la población en edad de jubilación. 

Una situación difícil que se enfrenta, es la de los empleados de Petróleos Mexicanos (Pemex), que no ahorran para su retiro porque ello no es una exigencia ni legal, ni.de su contrato colectivo de trabajo. 

De acuerdo al Instituto Mexicano para la Competítividad (IMCO), ese beneficio de tener una pensión sin estar obligados a contribuir a su financiamiento, ha generado una deuda equivalente al 10 por ciento del PIB. 

En el caso de las pensiones estatales, la calificadora Standar&Poor''s estima que, dentro de 10 años, el pago de pensiones representará un 46 por ciento de toda la nómina estatal. 

Los especialistas en el tema recomiendan se considere que el gobierno federal en 2015 destinó 3.1 por ciento del PIB (530,000 millones de pesos) al pago de pensiones estatales, dinero que era del gasto programable. 

Los trabajadores mexicanos en retiro deben contar con los recursos suficientes para llevar una vida digna, atendiendo las vicisitudes propias de su edad. 

Para ello, proponen incrementar el nivel de beneficios no contributivos a fin de erradicar la pobreza en la vejez. 

Fuente: Arturo R. Pansza/ La Prensa

también te puede interesar