El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social y Salud

Lidera México pérdida de años de vida.- OCDE

Por: Adriana Rodríguez

México tiene hoy la esperanza de vida más baja de todos los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), entre cuatro a seis años menos.

Así lo revela el nuevo informe Estudios de la OCDE sobre los Sistemas de Salud: México 2016.

Según el documento presentado ayer por el titular del organismo José Ángel Gurría, indicó que a pesar de que la población es joven, existe una clara diferencia en el incremento de la esperanza de vida que en promedio se incrementó tres años entre 2000 y 2013, México sólo incrementó 1.3 años.

"Durante la última década la diferencia en esperanza de vida entre México y el promedio de los países de la OCDE aumentó de alrededor de cuatro años a casi seis", expuso.

Es decir que la brecha de longevidad entre México y las demás naciones se ha ampliado.

Explica el informe que estos resultado quizá son resultado del poco avance en las enfermedades. Por ejemplo en las muertes por enfermedades cerebrovasculares sólo se han reducido 38 por ciento desde 1990, disminución modesta en comparación con el 54 por ciento de los demás países.

"Es aún más desconcertante que las mueres por cardiopatía e solo han disminuido uno por ciento, en contraste con la reducción de 48 por ciento de los demás países", alertó.

Durante la presentación del documento a la que acudieron la Secretaria de Salud, Mercedes Juan, el director del IMSS, José Antonio González Anaya y José Reyes Baeza, director del ISSSTE, el titular de la OCDE, destacó que aún persisten desafíos considerables como las tasas de sobrepeso y obesidad en la población adulta aumentaron de 62 por ciento en el año 2000 a 71 por ciento en 2012 y en la actualidad uno de cada tres niños en México tiene sobrepeso o sufre obesidad.

Más del 15 por ciento de los adultos tienen diabetes, un porcentaje representa más del doble del promedio de la OCDE de 6.9 por ciento.

Si bien entre 2003 y 2013 el gasto público en atención médica pasó de 2.4 por ciento del PIB a 3.2 por ciento, un mayor gasto no siempre se traduce en los mejores niveles de salud.

El porcentaje del presupuesto de salud en México dedicado a la administración (casi 10 por ciento) y los pagos directos por servicios de salud salen de los bolsillos de las personas (casi 40 por ciento) siguen siendo los más altos de la OCDE.

"Los indicadores muestran que el sistema de salud mexicano puede mejorar sus niveles de eficiencia", aseguró.

 

también te puede interesar