El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social y Salud

Poco consumo de verduras y frutas, riesgo de cáncer

Por: Redacción/El Pulso Laboral

El consumo de frutas y verduras en México es de 235 gramos en promedio, 165 gramos menos de los recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Estos datos reflejan la problemática y lo riesgos en los que están muchos mexicanos frente al cáncer. 

"El consumo de frutas y verduras puede prevenir la aparición de cáncer de distintos tipos", aseguró la especialista en medicina deportiva de la Escuela de Nutrición de la Universidad Anáhuac Mayab, Martha Barrera Bustillos.

"Cerca de 30 por ciento de cáncer proviene de conductas sociales y alimentación inadecuada y se ha comprobado que el consumo de estos alimentos es un condicionante no sólo para determinados tipos de cáncer, sino para distintos estados de avance del padecimiento", afirmó.

Algunos alimentos recomendados contra esta enfermedad están los cítricos por ser fuente de antioxidantes, sin embargo, no se recomiendan durante la quimioterapia, indicó la nutrióloga al participar en la edición 11 del Congreso Internacional de Promoción al Consumo de Frutas y Verduras.

Algo similar ocurre con la fibra al acelerar el tránsito gastrointestinal, lo que disminuye el tiempo de contacto de algunos metabolitos con la mucosa intestinal y se relaciona con la prevención del cáncer de estómago y de colón.

Sin embargo, tampoco se recomiendan estos alimentos durante el tratamiento con quimioterapia o radioterapia, señaló Barrera Bustillos.

También los compuestos activos licopeno y tomatina de los tomates tienen una alta capacidad antioxidante que reduce la incidencia de patologías cancerosas en próstata, tracto digestivo y colorrectal.

Además, mencionó la especialista, estos alimentos ayudan a evitar que los procesos de degeneración celular deriven en cáncer.

Otro de los alimentos que aconsejó consumir Barrera Bustillos es la manzana, pues contiene fibra, vitamina C, antioxidantes, fitoquímicos, flavonoides, quercetina, catequina, antocianinas y triterpenoides.

Mientras que el brócoli y la coliflor, con vitaminas C y K, manganeso, folatos, sulforafano y los isotiocianatos ayudan a activar las enzimas que combaten a los agentes promotores y cancerígenos iniciadores.

La nutrióloga indicó que esos componentes pueden detener la proliferación celular en etapas iniciales del cáncer de próstata, colon, mama, hígado, vejiga, huesos, páncreas, piel o leucemia.

En tanto, el ajo y la cebolla son ricos en compuestos sulfurados que estimulan una serie de enzimas capaces de neutralizar los agentes cancerígenos, de acuerdo con la especialista.

También, la calabaza actúa como protector contra el cáncer de estómago, ya que contiene vitaminas A y C antioxidante, además de que es una fuente de fibra soluble.

también te puede interesar