El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social y Salud

Nueva norma de salud ambiental en puerta

Por: Redacción/ El Pulso Laboral

Científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) y de otras instituciones coadyuvaron a modificar la Norma Oficial Mexicana NOM-199-SSA1-2000, Salud Ambiental, que reduce el nivel de plomo permitido en sangre de niños menores de 15 años, mujeres embarazadas y en periodo de lactancia.

El Cinvestav del Instituto Politécnico Nacional (IPN) señaló que se aportaron investigación y estudios a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para reducir de 10 a cinco microgramos de plomo por decilitro de sangre, como concentración máxima para evitar efectos tóxicos en los grupos considerados vulnerables.

La jefa del Departamento de Toxicología del Cinvestav, Betzabet Quintanilla Vega, recalcó que la presencia de plomo en la sangre causa pérdida en el coeficiente intelectual de hasta cinco puntos en la población infantil.

Mientras que en la población en general ocasiona problemas de memoria, depresión, debilidad muscular, además de alterar la fertilidad masculina y causar daño en el hígado, riñón y huesos, entre otros órganos.

El plomo afecta el sistema nervioso de los niños, lo que se refleja en afecciones congnitivas y cognoscitiva, además de problemas de atención, aprendizaje, memoria y hasta daños al sistema periférico.

Expuso que las embarazadas se ven afectadas en la formación del feto, el riesgo de sufrir abortos o trasladar la intoxicación al bebé, pues el plomo atraviesa la barrera placentaria y también ocupa los sitios del calcio.

En países como Estados Unidos los límites de plomo se mantienen bajos desde hace algunos años, pero la norma mexicana posee dos apartados: los niños y las mujeres embarazadas y la población en general, y el límite para la última se mantiene en 25 microgramos por decilitro, “por lo que seguiremos trabajando para que se reduzca a 10”, expresó.

La experta del Cinvestav señaló que en los años 90 la principal fuente de plomo era la gasolina, y que actualmente es la alfarería vidriada y los pigmentos comestibles, como los que se utilizan para algunos dulces, así como el reciclaje clandestino de las baterías para autos que contienen plomo.

Destacó que todavía muchos artesanos emplean esmaltes que dan brillo a las piezas de barro llamado “greta” -que contienen plomo- el cual se desprende con los alimentos calientes.

Por lo anterior, agregó que al fijar en cinco microgramos por decilitro el nivel máximo de plomo en sangre, la sociedad deberá exigir una estricta vigilancia epidemiológica, además de una rápida actuación del personal de salud al detectar a un niño o a una embarazada con niveles superiores a los permitidos.//Fuente: Notimex 

 

también te puede interesar