El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social y Salud

Hay en el país pocos expertos en oncología pediátrica, lamentan

Por: Redacción / El Pulso Laboral

En México se dan más de 5 mil casos de cáncer al año en personas de cero a 18 años y la enfermedad cobra alrededor de 2 mil vidas al año. Pero en el país hay poco personal certificado en oncología pediátrica, de acuerdo con académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
 
En conferencia de prensa, a propósito de la conmemoración de los días Mundial contra el Cáncer, el 4 de febrero, e Internacional del Cáncer Infantil, el próximo 15, se informó que hay sólo 237 especialistas en oncología pediátrica y 420 oncólogos certificados por el Consejo Mexicano de Oncología.
 
El cáncer, sostuvo Fariña Esther Arreguín González, de la Facultad de Medicina (FM), es la segunda causa de muerte en niños de cuatro a 15 años y la primera por enfermedad. Es un problema de salud pública; un padecimiento de alto impacto físico, así cómo social, sicológico y económico, para el paciente.
 
María Guadalupe Cervantes Sánchez, también de la FM, señaló que el diagnóstico de cáncer no es sinónimo de fallecimiento, pero para reducir la mortalidad son fundamentales la detección temprana y la prevención. La académica añadió que con los avances en prevención, el diagnóstico temprano y los tratamientos, 60 por ciento de pacientes adultos viven más de cinco años.

El cáncer es la segunda causa de muerte en el mundo, con 17.5 millones de casos nuevos y casi 9 millones de decesos. Hoy en el planeta hay 33 millones de personas que padecieron la enfermedad o la tienen en este momento.

Arreguín González expuso que en México la tasa de mortalidad de cáncer infantil es de 5.3 pacientes por cada 100 mil habitantes, y en adolescentes la cifra se incrementa a 8.5. En estos últimos hay abandono del tratamiento, de 5 a 50 por ciento de los casos; si así ocurre, el chico fallecerá.

Las tres principales neoplasias én pediatría son leucemias (que representan la mitad de los casos), linfomas y los tumores del sistema nervioso central, indicó.

El cáncer infantil es curable si se detecta a tiempo. Cuando un niño no juega, está cansado, pálido o presenta sangrados (puntos rojos o moretones en cualquier parte del cuerpo, encías o nariz no relacionados con golpes), pérdida de peso, aumento de tamaño en ganglios (en el cuello o axilas), incremento de volumen en hígado y vaso (pancita) o testículos (en varones) o fiebre que no cede con nada hay que acudir dé inmediato al pediatra. //La Jornada 
 

también te puede interesar