El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social y Salud

Psiquiatría del Seguro Social atiende a más de 100 adolescentes por mes

Por: Redacción/ El Pulso Laboral

Más de 100 pacientes que cursan la adolescencia son atendidos cada mes en la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) de Pediatría en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Jalisco.

Lo anterior es a causa de enfermedades mentales y/o accidentes derivados de conductas de riesgo, informó en un comunicado el médico adscrito a dicho Hospital, Luis Shigeo Cárdenas Fujita.

“Tenemos un área de triage para evaluar los casos y derivarlos a los servicios de acuerdo a su severidad, pero también, en Paidopsiquiatría atendemos interconsultas, es decir a pacientes con algún desorden de este tipo que son atendidos también en otros servicios”, explicó.

El experto dijo que las edades más difíciles para los adolescentes son los 14, 15 y 16 años, y además de presentar conductas difíciles de sobrellevar para los padres, como gritos, desobediencia, consumo de drogas o alcohol.

También llegan al servicio de Urgencias de la unidad por accidentes característicos de esta etapa de la vida, por lo general muy graves (choques en carro o motocicleta, intento de suicidio e incluso hay decesos por homicidio).

Consideró que muchas veces se descuida el desarrollo emocional y psicológico del niño y con el despertar hormonal los adolescentes se dan cuenta de que no tienen las herramientas necesarias para afrontar los problemas que se les presentan.

“Hay que recordar que en esta fase se busca la identidad, pertenecer a un grupo, y es vital poner atención a esto porque de lo contrario pueden caer en conductas de riesgo, como abandonar la escuela, caer en adicciones o cometer delitos” luego de convivir con personas nocivas, apuntó.

Cárdenas Fujita indicó que a nivel cerebral, durante la adolescencia la parte que controla los impulsos aún no está madura, por lo que es frecuente verlos brincar árboles o bardas, sin medir las consecuencias de una caída o golpe, por ejemplo.

“Necesitan de estímulos constructivos, positivos, no sólo de parte de la familia, sino también extra familiares, es decir de los amigos, los compañeros, de la pareja, tengan la orientación sexual que sea. A esta edad también aparecen angustia respecto al aspecto físico, lo que puede derivar en un trastorno dismórfico corporal, bulimia o anorexia”, estableció.

Debido a la fuerza con que se presentan los cambios físicos y emocionales en el paciente, el psiquiatra recomendó a la población acercarse a buscar ayuda con el médico familiar, ya que, de no atenderse los problemas mentales, pueden afectar la salud mental del paciente durante el resto de su vida. Fuente: Notimex.

también te puede interesar