El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social y Salud

El 49% de adultos mayores recibe 600 pesos de pensión, y 26% nada

Por: Redacción / El Pulso Laboral

Un grupo de adultos de más de 60 años elige cada uno una canica dentro de un costal negro afuera del Superama Lindavista, al norte de la Ciudad de México. El número que les toque es la caja asignada para su turno de cinco horas –de 12 a 17 horas– como empacadores voluntarios. No reciben salario ni prestaciones, solo alrededor de 150 o 200 pesos diarios por propinas (6 mil mensuales).

Otro grupo, el del turno de 7 a 12 horas del día, guarda su mandil azul y sale. José Luis, de 62 años y maletín en mano, se va a su segundo trabajo: mantenimiento automotriz a domicilio. Por hora puede ganar 300 pesos, más que empacando. Lo hace para “no estar de ocioso en casa”, donde lo mantienen sus hijos. Solo el 13 por ciento de los adultos mayores vive solo (Inegi, 2016).

Por una semana de cotización que le falta ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), no ha logrado obtener su pensión. Era líder de mantenimiento en otro supermercado.

“Si me tocan mil pesos que sean mil pesos”, dijo en el estacionamiento del Superama mientras fumaba tras su jornada laboral. “Son insuficientes, una cochinada”.

Lupita, de 70 años, quisiera ganar más. Explicó que durante las cinco horas de trabajo los hacen sentarse cada media hora en la banca lateral a las cajas. “Quisiera descansar menos para ganar más”, aseguró a lado de José Luis.

La Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) publicó este mes un estudio que revela que 26 por ciento de los adultos mayores no recibe ninguna pensión contributiva ni mediante programas sociales del gobierno federal o local. Deben buscar financiamiento a través de otros rubros como el trabajo (75 por ciento), donativos de otras familias (12 por ciento) y otras transferencias (7 por ciento).

Asimismo, el 33 por ciento de adultos mayores tiene ingresos solo de su pensión (16 por ciento contributivas y 17 por ciento no contributivas).

“La falta de cobertura del sistema de seguridad social y los bajos montos de pensión son factores que han

llevado a mantener económicamente activos a los adultos mayores. Por ejemplo, de los hombres que no tienen pensión, 71 por ciento tiene una actividad laboral (23 por ciento en las mujeres)”, dice el estudio.

“El vínculo del empleo formal y el derecho a la seguridad social, los altos niveles de informalidad, el desinterés por la seguridad social pensionaria, los requisitos para la obtención de una pensión contributiva, entre otros, son algunas de las razones que explican esta situación”, agrega.

Y quienes reciben alguna pensión, el 49 por ciento de los adultos mayores tiene la no contributiva que representa 600 pesos mensuales. El 34 por ciento de ellos habita en zonas rurales.

Lupita, de 70 años, lleva un año trabajando como empacadora de Superama, tienda de WalMart. Cuenta con la pensión no contributiva del Gobierno federal por mil 165 pesos… cada dos meses.“Con lo que gano aquí me mantengo. Para la comida o la ropa. La renta la pagan mis hijos. La del gobierno también me ayuda”, contó sonriente. Tiene 12 hijos y se siente sana. En limpieza, su cargo anterior, ganaba mil 200 pesos al mes por nueve horas. “Ya no aguanté el sueldo ni la jornada”, evocó.

“Me siento mejor que nunca. Útil”, afirmó. “Me voy a morir caminando”.

Por género, del universo de personas con pensión contributiva, el 60 por ciento son hombres. Las mujeres son mayoría en los grupos con pensión no contributiva (59 por ciento), como Lupita, y quienes no reciben pensión (61 por ciento)./Sin Embargo

también te puede interesar