El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social y Salud

Cuidará NOM la salud mental de los empleados

Por: Redacción/ El Pulso Laboral

Mira tu área de trabajo. ¿Hay rostros relajados o con preocupación? ¿Hay sinergias de propuestas y creatividad, o es más común la hostilidad y el abatimiento? ¿Tu empresa cuenta con entornos organizacionales favorables para cumplir con sus jornadas productivas? Justo la Norma NOM-035-STPS-2018, Factores de Riesgo Psicosocial en el Trabajo–Identificación, análisis y prevención, publicada en el Diario Oficial de la Federación en octubre de 2018, y que entrará en vigor en octubre de 2019, invita a realizar esta evaluación.

El interés por los factores psicosociales de los centros de trabajo no es nuevo. Desde 1984 existía un informe mixto de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización Mundial de Salud (OMS) que aludía al tema. Desde entonces se han creado normatividad en países de Europa, Asia y Oceanía. En Latinoamérica destacan Uruguay, Argentina, Puerto Rico, Brasil, y con más énfasis en los riesgos psicosociales Chile, Perú, Venezuela y Colombia. México se ha alineado con la tendencia desde 2016, cuando se estableció el proyecto de norma.

La NOM-035 reconoce tres factores de riesgo que pueden desencadenar enfermedades en los colaboradores: estrés laboral, violencia y mala calidad del sueño. De no mitigarse, pueden provocar padecimientos como depresión, ansiedad, o conductas adictivas (alcoholismo, tabaquismo u otras sustancias). El tema no es menor si sabemos que, según la OMS, para 2020 la depresión será la primera causa de discapacidad en países en vías de desarrollo, como el nuestro. También se incrementan la adicción al alcohol, al tabaco, o síndromes propios de entornos laborales, como el bornout (síndrome de trabajador quemado) o la ansiedad. No sólo eso: el estrés laboral puede acelerar la aparición de padecimientos como hipertensión o diabetes.

Estos factores de riesgo les importan a los colaboradores, pero también a los dirigentes de las organizaciones: si no se identifican y mitigan, representan problemas productivos como ausentismo, presentismo y alta rotación de personal: manifestaciones de desinterés que deterioran la productividad y rentabilidad de cualquier organización.

La preocupación de las empresas está en cómo iniciar el diagnóstico que pide la NOM 035. Una opción es buscar apoyo en una empresa dedicada a la salud laboral, pero también hay programas confiables a los cuales acudir: el Programa Nacional para el Bienestar Emocional en el Trabajo (Pronabet), de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, que a su vez está basado en la metodología Solve de la OIT. Estas dos herramientas permiten reconocer las áreas y las dinámicas que generan los factores psicosociales de riesgo. La buena noticia es que identificar y corregir estas zonas grises no solamente crean un entorno armónico para los colaboradores: también incide en una mejor productividad para las organizaciones, así como en menores costos laborales indirectos.

Aunque el riesgo más importante de no cumplir con la NOM-035 serían las pérdidas en costos laborales y la baja productividad del capital humano, también pueden considerarse las sanciones que derivarían del Reglamento Federal de Seguridad y Salud en el Trabajo. Por estrategia organizacional y por cumplimiento, se trata de un requisito para tomar en cuenta.

La NOM-035 estará vigente a partir de octubre de 2019. Sin embargo, ya va pidiendo la atención de todos sus involucrados./Forbes

también te puede interesar