El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social y Salud

Avanza intercambio de servicios entre instituciones de salud

Por: Redacción/ El Pulso Laboral

El intercambio de servicios médicos entre las instituciones federales y estatales de salud es un paso hacia la integración y universalización del sector. Comenzó en el sexenio anterior, pero con avance limitado, pues en 2018 sólo es posible hacerlo efectivo en 486 unidades médicas, las cuales representan menos de 2 por ciento del total en el país. 

Los pacientes que viven en estados donde esté vigente el convenio de colaboración que se renueva cada año (en 2018 son nueve entidades) pueden ser referidos a otra clínica u hospital para que se le practique alguna de las 715 intervenciones posibles (procedimientos quirúrgicos de ortopedia y ginecológicos, estudios de laboratorio e imagen, entre otros). Al término, las personas regresan a su unidad para continuar con el tratamiento. 

Esta fue la salida que dio el gobierno de Enrique Peña Nieto, luego de la cancelación del proyecto que pretendía crear un sistema único de salud, separar las prestaciones médicas de las económicas, en el caso de las instituciones de seguridad social, y crear un modelo de financiamiento. 

El plan fracasó por el rechazo de la Secretaría de Hacienda y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). 

La creación del sistema sanitario implicaba, entre otros aspectos, crear un impuesto general que pagaría la población y desaparecer las cuotas obrero-patronales de la seguridad social. 

Se buscaba tener una sola "bolsa" para financiar la prestación de los servicios médicos para todas las personas, sin importar su condición laboral. 

En abril de 2016, el IMSS, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado y la Secretaría de Salud firmaron un convenio para el intercambio de servicios. Entre los principales propósitos estaba aprovechar la infraestructura disponible para mejorar el acceso y calidad de la atención médica. 

Al 30 de noviembre anterior, cuando concluyó el gobierno de Peña Nieto, el intercambio de servicios había operado en 22 entidades de la República, aunque de manera diferenciada en cada año, por número de estados e intervenciones posibles en cada uno. 

Cada año entidades y organismos han renovado convenios de colaboracion. Por eso, aunque en 2017 funcionó en 17 estados y 703 unidades médicas, en 2018 sólo participan nueve entidades con 486 clínicas y hospitales. 

José Meljem, ex subsecretario de Integración y Desarrollo, comentó que el proceso no fue fácil, pues a pesar del convenio, tomó tiempo la determinación de los servicios médicos posibles y que las tarifas fueran aceptables para todos. 

Recordó que en 2001 se intentó por primera vez llevar a cabo el intercambio de servicios, pero fue hasta 2012 que se concretó en Baja California Sur. Cuatro años después era posible que pacientes de una institución fueran atendidos en otra diferente en ocho estados. 

Para tener mejor idea del avance del intercambio de servicios, es necesario saber que en el país hay alrededor de 30 mil establecimientos públicos de salud. 

En la actualidad cualquier cambio o arreglo entre instituciones se ve limitado por el marco legal que define los ámbitos de responsabilidad de cada una. 

Otro factor es la disponibilidad de espacios en cada clínica y hospital, pues sólo pueden formar parte del intercambio los sitios donde la infraestructura está subocupada. /La Jornada

también te puede interesar