El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social y Salud

50% embarazadas no se vacunan contra influenza

Por: Redacción//El Pulso Laboral

A pesar de que es una enfermedad que puede causar graves daños a ellas y a sus bebés, una de cada dos embarazadas no se vacuna. 

Según un informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, la cobertura de vacunación entre las embarazadas aumentó en la temporada 2009-10, cuando se registró la última pandemia, pero desde entonces se mantuvo estable en aproximadamente el 50 por ciento.

A pesar de que se trata de una enfermedad potencialmente grave para las embarazadas y el bebé en camino, y que la vacunación está garantizada en los calendarios oficiales en muchos países alrededor de la mitad de las gestantes no recibe la vacuna contra influenza. 

Sólo 7 de los 21 países que integran el Centro Europeo de Control y Prevención de las Enfermedades (ECDC, similar al CDC) reportó datos sobre cobertura vacunal de influenza entre embarazadas: en su último informe (2012-2013), el porcentaje mayor fue para el Reino Unido, seguido de Alemania, Irlanda, Rumania, Hungría, Eslovenia y Lituania, con un promedio de 25,5 por ciento (es decir, sólo una de cada cuatro embarazadas) y extremos tan lejanos entre sí como 64.6 por ciento en Irlanda del Norte a 0.2 por ciento en Lituania.

Desde 2005, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la vacunación de todas las mujeres embarazadas durante la temporada de influenza estacional y la indicación se amplió en 2009, cuando se recomendó la cobertura contra el virus A H1N1, causante de la última pandemia.

Las embarazadas deben recibir la vacuna contra influenza en cualquier trimestre de la gestación para prevenir la enfermedad en ellas y transferir mecanismos de defensa a sus hijos, que hasta los 6 meses de edad no pueden ser vacunados contra esa infección respiratoria.

Si la mujer no recibió la vacuna durante el embarazo, puede ser inmunizada en el posparto y eso no interfiere con su posibilidad de amamantar. 

Los riesgos son más elevados en mujeres embarazadas que en la población general y aumentan si la mujer que espera un hijo presenta alguna enfermedad (diabetes, obesidad, problemas cardíacos, respiratorios, etc.).

En embarazadas, la influenza puede ser tan grave y mortal como entre los mayores de 65 años, que son las víctimas más frecuentes de los cuadros más severos secundarios a influenza, quienes, en países como EU, representan el 90 por ciento de los casos fatales.

Los graves efectos de la enfermedad sobre la salud de la futura mamá y el bebé en camino han sido documentados por numerosas investigaciones tanto cuando ocurren pandemias (es decir, cuando surge un nuevo grupo de virus para el que no existe inmunidad), como en temporadas de influenza estacional (la que se repite cada año con mutación de virus que ya son conocidos para el sistema de defensa de las personas).

también te puede interesar