El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social y Salud

Advierten riesgos en enfermedades hepáticas

Por: Claudia Cervantes

Consumir de manera excesiva alcohol, azúcares y grasas involucra un aumento en el riesgo de desarrollar enfermedades hepáticas, que hoy en día están consideradas como una de las principales causas de muerte en nuestro país, aseguró Braulio Castro Luna, diabetólogo del Hospital Ángeles del Pedregal.

“En 2012 murieron 28 mil 904 mexicanos por este padecimiento, cifra superior al número de decesos por homicidio, que fue de más de 26 mil muertes, de acuerdo con datos de la Secretaría de Salud, INEGI y el Sistema Nacional de Información en Salud”, indicó.

Las hepatitis virales son las que se presentan con mayor frecuencia; éstas son las que dañan al hígado directamente, como las de tipo A, B, C, D y E.

En México la hepatitis A es la que más se presenta, con 70 por ciento de los casos aproximadamente y se puede contraer por las vías fecal-orales, alimentos o vasos mal lavados. Las By e son las que se pueden volver crónicas y se pueden contraer por sangre contaminada con materiales punzocortantes que estuvieron en contacto con una persona enferma de hepatitis.

Mientras que para la hepatitis A y B sí hay vacuna; la hepatitis e solo se puede controlar y los tratamientos y quimioterapias a las que los pacientes son sometidos son muy costosos, esto aunado a que-los pacientes de hepatitis C no presentan síntomas, se suma que para diagnosticar este padecimiento es necesaria la biopsia hepática, procedimiento doloroso, costoso y poco común hasta estos días.

Entre las rutas de transmisión del VHC en nuestro país, la transfusión de productos de sangre y derivados antes de 1995 representan del 50 al 75 por ciento de los enfermos que han contraído VHC. Sin embargo, los programas de tamizaje implementados en los bancos de sangre han llevado a un descenso sustancial en esta forma de adquisición.

“Las cifras de mortalidad del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) no dejan lugar a dudas: hay un alto número de defunciones anuales por enfermedades hepáticas, lo que las ubica entre las primeras cinco causas de mortalidad en el país, sólo por debajo de la diabetes mellitus, las isquemias del corazón y los distintos tipos de cáncer”, enumeró.

La más grande causa de muerte es debido a que son enfermedades asintomáticas y las complicaciones tardan entre 15 y 30 años en desarrollarse, por lo que miles de personas desconocen que están enfermas. Se calcula que aproximadamente 80 por ciento de quienes padecen una infección crónica por este virus no manifiesta ningún síntoma, de acuerdo con el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2012.

Otros factores de riesgo son el sobrepeso y la obesidad que también figuran entre las causas que generan dichas afecciones, así como la automedicación, el consumo de drogas y fármacos no autorizados, y el compartir agujas.

De acuerdo con los Anuarios de Morbilidad de la Secretaría de Salud, cada año recurren a los servicios médicos miles de personas que enferman por hepatitis, fundamentalmente por los tipos A y C, en el período de 2009 a 2013, se contó con un registro de 97 mil 577 casos, mientras que por hepatitis e han sido atendidas 11 mil 391 personas.

“El promedio anual de defunciones por enfermedades hepáticas que se desprende de los datos del INEGI es de poco más de 31 mil 500 casos anuales; es decir, un promedio de 86 defunciones al día por la causa señalada”, indicó.

La infección crónica por el virus de la hepatitis C (VHC) es un problema de salud mundial. A nivel global se estima que el 2.35 por ciento de la población, es decir, de 150 a 160 millones de personas están infectadas por VHC y se proyecta un aumento en la prevalencia de tres veces para el año 2020.

también te puede interesar