El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social y Salud

Atacan enfermedades graves a jóvenes

Por: Claudia Cervantes

Entre los 30 y los 44 años las principales causas de muerte son los homicidios y accidentes de tráfico, pero comienzan a aparecer enfermedades graves como la cirrosis, diabetes y cardiopatías isquémicas, además del VIH/SIDA.

En mujeres, la diabetes ya es la primera causa de muerte a esta edad y el cáncer de mama se ubica en la segunda posición. Los homicidios aparecen en tercera posición y el cáncer cérvico-uterino sigue ocupando un destacado quinto lugar.

Según el Anuario de Morbilidad y Mortalida de la Secretaría de Salud, en los jóvenes (15 a 29 años), las primeras causas son externas, tanto en hombres como en mujeres: homicidios, accidentes de tráfico y suicidios. En este grupo se mantienen las leucemias y aparece el VIH/ SIDA. También comienzan a destacar las cardiopatías isquémicas y la insuficiencia renal.

A partir de los 45 años, el panorama comienza a ser dominado en ambos sexos por las enfermedades crónicas, aunque entre los hombres siguen siendo frecuentes las muertes violentas y las causadas por accidentes de vehículos automotores.

En las mujeres, el cáncer de mama causa casi 5 por ciento de las defunciones entre los 45 y 64 años. Junto con las muertes por cáncer cérvico-uterino, ovario e hígado, suman más del 10 por ciento de las muertes en esta etapa de la vida. Aunque no aparecen entre las primeras diez causas de muerte, las muertes por cáncer de estómago y pulmón también son frecuentes en ese segmento poblacional.

Las enfermedades crónicas ocupan las primeras posiciones en la lista de las principales causas de muerte en adultos mayores de 65 años. En este grupo también reaparecen las infecciones respiratorias, y el cáncer de próstata ocupa la octava posición entre los hombres.

En ambos sexos, un diagnóstico comúnmente registrado como causa básica de defunción es la insuficiencia renal crónica, enfermedad que requiere tratamientos costosos y que se deriva de la exposición prolongada a factores de riesgo como la diabetes y la hipertensión arterial.

“El panorama epidemiológico de nuestro país está dominado por las enfermedades crónicas no transmisibles, tanto en hombres como en mujeres, aunque en el primer caso las muertes violentas también se ubican entre las primeras cinco causas de muerte desde el año 2000”, indica el documento.

Entre ese año y el 2013, el principal cambio ha sido el abatimiento de la mortalidad por desnutrición y el aumento de la insuficiencia renal crónica como causa de muerte.

En el caso de las mujeres, la modificación más notable es el enroque entre el cáncer cérvico-uterino y el cáncer de mama como principal cáncer asociado a muerte, ya que este último no aparecía dentro de las primeras causas en 2000, y en 2013 se ubicó en la octava posición, mientras que el cáncer cérvico-uterino desapareció de los primeros diez lugares.

también te puede interesar