El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social y Salud

Olvidan nutrición en carrera de Medicina

Por: Claudia Cervantes

Un estudio realizado por la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud) indica que al igual que en otros países, la enseñanza de la nutrición en la carrera de medicina tiene una prioridad baja y muestra deficiencias de consideración en México.

Según un estudio encabezado por Pedro Arroyo la nutrición es una de las materias de menor importancia, a pesar de que si impacto en el manejo de enfermedades es crucial.

“Existen varios problemas, algunos de ellos de carácter histórico, que explican esta situación: La nutrición humana es un proceso cuya fisiología y fisiopatología se enseña en México desde el marco de referencia de ciencias básicas como la fisiología y la bioquímica, así como de especialidades médicas que la han cultivado tradicionalmente, como la endocrinología, y la pediatría”, indica el documento.

Desde esta perspectiva, la nutrición no es concebida como una disciplina en sí misma y que por tanto, no es fácil impartiría con contenidos equilibrados e integrales. En esta concepción se perciben, todavía, las influencias de la escuela médica europea y del reduccionismo característico de la norteamericana.

“En nuestro país ha habido excepciones a lo dicho arriba. Por ejemplo, la escuela mexicana de pediatría logró que la nutrición alcanzara un desarrollo notable, particularmente en relación con el estudio y el manejo de la desnutrición primaria. Algunos aspectos de las anemias nutricionales también fueron objeto de estudio en el campo de la hematología”, dijo.

Sin embargo, otras especialidades médicas han sido más refractarias a desarrollar espacios académicos y de investigación que apoyen la enseñanza de la nutrición.

Un resultado de este fenómeno son los desequilibrios de los contenidos de nutrición observados en diversas materias clínicas. Es posible que este desequilibrio persista en los programas de las residencias de varias especialidades troncales.

“A nuestro juicio, su consecuencia más negativa es la dificultad que enfrenta el estudiante para integrar los conocimientos y las técnicas al término de sus estudios, y su limitación para ofrecer a la población una atención integral”, indica. 

La situación descrita no es diferente de la encontrada en otros países. Por ejemplo, en los Estados Unidos, aproximadamente el 70 por ciento de las escuelas carece de cursos formales de nutrición y cuando se enseña, los contenidos suelen estar incorporados a otras materias que suelen durar menos de 20 horas.

también te puede interesar