El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social

Gasto es mayor en pensiones que en deuda

Por: Redacción/El Pulso Laboral

El gasto en pensiones contributivas absorbió, en el 2023, mayores recursos del presupuesto público que el costo financiero de la deuda y de las participaciones a estados y municipios, de acuerdo con la información divulgada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En el 2023, durante el penúltimo año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, se gastaron 1 billón 302,736 millones de pesos en el pago de pensiones y jubilaciones, lo que representó un aumento de 4.5% en comparación anual.

Lo anterior significó que, el año pasado, de cada 100 pesos de los 8.1 billones de pesos que el gobierno gastó en total, 16 pesos se destinaron al pago de pensiones y jubilaciones.

El gasto en pensiones ha aumentado gradualmente año con año, y representa una de las grandes presiones del presupuesto ante la proyección de que, en los siguientes años, la población mexicana se irá haciendo más vieja, por lo que la presión aumentará.

De acuerdo con las estimaciones de México Evalúa, tan sólo del 2018 al 2024, el gasto en pensiones contributivas aumentará 1.1 puntos del PIB, mientras que los ingresos totales sólo aumentarían 0.2 puntos del PIB, reduciendo así el espacio fiscal con el que cuenta el gobierno.

Alejandra Macías, directora general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), indicó que la preocupación de que las pensionesabsorban cada vez más presupuesto es que empiezan a desplazar otros gastos importantes para la población, como educación, salud, seguridad, entre otros.

Además de juntarse con otras presiones de gasto que también son significativas.Recursos a estados y costo financiero En el 2023, el gasto que ejerció el gobierno a las participaciones de los estados sumó 1 billón millones de pesos, lo que representó un crecimiento anual de 2.5%, pero que se quedó por debajo de lo que se gastó en las pensiones contributivas.

"En el acumulado anual, las participaciones a entidades federativas y municipios alcanzaron un nivel de 3.6% del PIB y crecieron 2.5% real respecto al 2022, como resultado del aumento de 4.0% real de la recaudación federal participable", señaló la Secretaría de Hacienda.

En tanto, pese al aumento de las tasas de interés a nivel nacional e internacional, el repunte del costo financiero, también se ubicó por debajo de lo que el gobierno gastó en las pensiones contributivas.

En total, el año pasado se desembolsaron 1 billón 45,085 millones de pesos, 21.5% más en comparación anual al servicio de la deuda.

"Las pensiones van a seguir creciendo sin pausa. Si bien fue un poco menos de lo programado en el 2023, que se esperaba un gasto de 1.33 billones de pesos, es el gasto más grande del gobierno y el problema con eso es que el crecimiento económico no es equiparable al crecimiento que vemos enlas pensiones contributivas y, por otro lado, los ingresos no son suficientes para cubrir éste y otros gastos", aseveró Alejandra Macías.

Para este año se estima que el costo financiero del Gobierno Federal, que incluye los requerimientos de los Ramos 24 y 34, ascenderá en 2024 a 1,085,501 millones de pesos, lo que representa 3.2% del PIB anual estimado para 2024, porcentaje mayor en 15.7% en términos reales a lo aprobado en el presupuesto de 2023.

El Paquete Económico 2024 propone un gasto total en pensiones de 1 billón 991,000 millones de pesos, equivalente a 5.8% del PIB. De este monto, 75% son pensiones contributivas y 25% son pensiones no contributivas.Sin estudio de impacto presupuestal Respecto a la iniciativa presentada por el Presidente para que se cree un Fondo de Pensiones para el Bienestar, y de esta manera aportar para que los trabajadores obtengan una pensión de, al menos, 16,700 pesos aproximadamente, diversas organizaciones han señalado que el Ejecutivo Federal no ha presentado un estudio de impacto presupuestal, dado que esto es probable que presione, aún más a las finanzas públicas.

"Garantizar pensiones suficientes para la población jubilada debe ser una prioridad del gobierno, ya que así reduce la pobreza en la vejez, contribuye a la estabilidad social y disminuye la carga sobre los sistemas de asistencia social. Sin embargo, una estrategia mal diseñada para incrementar el pago de pensiones puede afectar la sostenibilidad financiera del gobierno, aumentar la carga fiscal para generaciones futuras y limitar los recursos disponibles para otros gastos prioritarios, como salud, educación o seguridad", destacó México Evalúa.

En este sentido, Alejandra Macías reconoció lo alcanzado con la reforma en pensiones del 2020, que logró que se aumentaran las aportaciones patronales de manera gradual y que harán que, en el 2030, se llegue a una tasa de 15 por ciento. /El Economista