El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social y Salud

Pobres sufren “focos de mortalidad elevada”

Por: Adriana Rodríguez

Las comunidades pobres, rurales y marginadas siguen enfrentando cargas de enfermedad considerablemente altas, en relación a otros sectores, destaca el estudio titulado Salud Global 2035.

El informe elaborado por Carlos Oropeza Abundez, Subdirector de comunicación científica y publicaciones del Instituto Nacional de Salud Pública y Ricardo Pérez Cuevas, Especialista sénior en protección social y salud en las oficinas del BID en México, plantea que se debe poner atención a estos sectores de la población.

“Para alcanzar la convergencia global, y mejorar el desempeño nacional en salud de países como México, se tendrá que prestar mayor atención a estos focos de mortalidad elevada y realizar acciones encaminadas a reducir las inequidades en salud al interior del País”, recomienda.

Además, propone hacer frente a las tasas crecientes de enfermedades crónicas y lesiones, y para ello las políticas fiscales, como los impuestos al tabaco y el azúcar, son una palanca poderosa pero subutilizada.

También argumenta que los países de ingreso medio deberían seguir expandiendo los paquetes de intervenciones en salud de modo que incluyan una “detección y un tratamiento más agresivo de las enfermedades que se combaten por medio de las intervenciones ‘más rentables’ y la inclusión de más enfermedades”, conforme se disponga de más recursos para la salud.

México ha comenzado a hacer esto mediante la expansión de la cobertura de enfermedades crónicas con el Seguro Popular; sin embargo, existen oportunidades para una mayor expansión.

Por otra parte, la prestación de las intervenciones de salud necesarias para reducir las enfermedades maternas, infantiles, infecciosas y no transmisibles requiere de sistemas de salud fuertes y que “todos los gastos” que ocasionen estas intervenciones “deben ir acompañados de inversiones estructurales en el sistema de salud”.

México requiere, según los expertos, expandir su cobertura de salud, garantizar la calidad de los servicios de salud financiados con recursos públicos y contener la escalada de costos improductivos en el sistema de salud.

Para abordarlas, se recomendaron introducir restricciones presupuestales duras, minimizar los pagos por servicio e instituir precios de referencia para limitar los pagos a realizar por el sector público en intervenciones específicas.

Hay ejemplos históricos de países que han mejorado rápidamente sus resultados en materia de salud al priorizar ésta en sus agendas nacionales.

Por ejemplo, Chile, China, Costa Rica y Cuba (denominados como “los 4 países con C”) destacan hoy como países de ingreso medio con un alto desempeño, pues han logrado reducir drásticamente sus tasas de mortalidad infantil y materna en las últimas dos décadas, pese a los numerosos retos económicos, sociales y políticos que han enfrentado. México también podrá hacerlo.

también te puede interesar