El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social y Salud

Afores no aseguran retiro con pensión

Por: Redacción/El Pulso Laboral

Jueves 2 de junio de 2016 

Alrededor de la mitad de los trabajadores de la generación de las afore, es decir aquellos que comenzaron a cotizar a la seguridad social a partir del 1 de julio de 1997, corren el riesgo de no tener derecho a una pensión.

De acuerdo con la Ley del Seguro Social vigente, estos trabajadores deben acumular un mínimo de mil 250 semanas de cotización (equivalentes a más o menos 24 años), nivel que difícilmente se alcanzará según los resultados de la Segunda Encuesta de Trayectorias Laborales elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En este documento se detalla que la densidad de cotización histórica de los trabajadores mexicanos es de 44.8 por ciento, lo que significa que más de la mitad de su vida laboral, una persona trabaja sin cotizar al seguro social, ni generar ahorro para su retiro.

Así, de mantenerse esta tendencia del mercado laboral en las próximas décadas, un segmento relevante de trabajadores tiene una alta probabilidad de no alcanzar el derecho a una pensión.

LOS AFECTADOS

De acuerdo con cálculos de Excélsior, con base en el número de cuentas de trabajadores de la generación afore, el número de mexicanos en riesgo de no recibir pensión es de 11 millones 906 mil.

La pensión mínima garantizada, equivalente a cuatro mil 309 pesos mensuales, se otorgará sólo a aquellas personas que tengan más de 60 años, que cumplan con los requisitos de cotización ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y cuyos recursos acumulados en la cuenta de afore no sean suficientes para contratar una renta vitalicia con una aseguradora.

Estos recursos, los de la pensión mínima garantizada, son pagados por las Afore con cargo al saldo acumulado de la cuenta individual de cada trabajador. Una vez agotado ese dinero, el Gobierno Federal se hace responsable del pago de las pensiones.

Aún faltan 15 años para que los trabajadores de la generación Afore comiencen a retirarse, tiempo en el que podrían generar un mayor nivel de cotización al IMSS para garantizar el acceso a una pensión.

Cabe señalar que una persona que inició su vida laboral a la edad de 20 años, trabajará al menos otros 40 para poderse jubilar; de ese periodo, el trabajador deberá permanecer en la formalidad por lo menos el 60 por ciento.

No obstante, si el inicio de la edad la laboral es más tardía, la densidad de cotización o de estancia en la formalidad tendrá que ser mayor para alcanzar una pensión.

En el caso de una persona, cuya vida productiva sea de sólo 30 años, deberá tener una densidad de cotización de 80 por ciento, es decir, que tendrá que trabajar en la formalidad, cotizando al Instituto Mexicano del Seguro Social al menos 24 años.

Fuente: Excélsior 

también te puede interesar