El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social y Salud

Diagnóstico tardío impacta a niños con fibrosis quística

Por: Claudia Cervantes

Lunes 4 de julio 2016

 

La falta de diagnóstico y tratamiento oportuno de enfermedades respiratorias en niños puede deteriorar gravemente su función pulmonar e incluso causar muerte prematura en algunos casos, aseguraron especialistas en fibrosis quística.

“El diagnóstico de la fibrosis quística más inmediato es el tamizaje neonatal”, explicó la Doctora María de Jesús Vázquez, gerente médico del área Respiratoria de Novartis en México.

Marcela Vela, presidenta de la Sociedad Mexicana de Errores Innatos del Metabolismo y Tamiz, A.C., habló sobre la importancia de garantizar que a todos los recién nacidos les sea practicada la prueba de tamiz metabólico neonatal ampliado, cuyo objetivo es la detección temprana de al menos 5 grupos de enfermedades, para ofrecer un tratamiento oportuno y prevenir complicaciones, discapacidad, o muerte infantil.

“El tamiz metabólico ampliado es un programa de salud pública que ocupa uno de los primeros lugares dentro de las estrategias preventivas mundiales y su objetivo fundamental es contribuir a mejorar la calidad de vida de los niños y evitar la discapacidad secundaria a defectos al nacimiento”, afirmó la investigadora.

La especialista explicó que la fibrosis quística es una enfermedad genética, multisistémica y progresiva, que requiere un tratamiento complejo y multidisciplinario. “Esta enfermedad se presenta en uno de cada 8 mil 500 nacidos vivos.

En México, debido al subdiagnóstico y falta de tratamiento oportuno, la expectativa de vida de estos pacientes es de apenas 17 años en promedio, mientras que en otros países, como en Canadá, pueden vivir hasta los 40 años.

“En este Día Mundial de la Fibrosis Quística hemos conmemorado la fecha con la realización de un paseo dominical con los pequeños en el que portamos globos de color verde para marcar esta fecha tan importante”, afirmó la especialista.

El 90 por ciento de los pacientes con esta enfermedad enfrenta un desenlace fatal a corta edad, debido a fallas respiratorias generadas por la infección y las secreciones se tornan más espesas y obstruyen la vía aérea, lo que favorece la inflamación y posterior infección por el patógeno Pseudomonas aeruginosa, que provoca un detrimento progresivo de la función respiratoria con la inherente incapacidad funcional y lamentablemente, la muerte.

“Se debe sospechar de la presencia de fibrosis quística cuando un niño no gana peso, tiene diarreas frecuentes o sudoración muy salada y que cursa con infecciones respiratorias inusualmente graves, muchas veces confundidas con asma recurrente”, concluyó la especialista.

 

también te puede interesar