El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social y Salud

Urgen detectar esclerosis múltiple

Por: Adriana Rodríguez

En México aunque es una zona catalogada como de “bajo riesgo”, la incidencia de Esclerosis Múltiple la presentan de 12 a 15 personas por cada 100 mil habitantes (15 mil personas), ante lo cual es necesario realizar las acciones pertinentes que sumen a favor de las personas con esta condición y sus familias.

De acuerdo con la Federación Internacional de Esclerosis Múltiple, este padecimiento es uno de los trastornos neurológicos más comunes en el mundo, así como una de las causas más frecuentes de discapacidad en adultos jóvenes. Se trata de un padecimiento progresivo del sistema nervioso central, para el cual aún no existe cura pero que puede ser tratado exitosamente.

Actualmente alrededor de 2.3 millones de personas viven con esclerosis múltiple en el mundo, aunque es muy probable que cientos de miles más sigan sin diagnosticar.

Debido a las características e incidencia de la EM, en el año 2009 se lanzó por iniciativa de las Organizaciones de la Sociedad Civil a nivel internacional, el Día Mundial de la EM, a partir de campañas de concientizaciónsobre las características de la enfermedad y cómo incide en la vida de las personas que la viven.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía, la Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad del Sistema Nervioso Central, desmielinizante y crónica, de la cual aún se desconoce su causa, afectando la vaina de mielina que envuelve al nervio que transmite las sensaciones al cerebro y a la médula espinal, en donde los impulsos nerviosos que pasan por esos sitios se interrumpen y en ocasiones quedan totalmente bloqueados.

El Instituto menciona que las personas que la presentan suelen presentar diversos síntomas, frecuentemente aparecen en forma simultánea y pueden ser leves, moderados o severos como cansancio, hormigueo, trastornos en la sensibilidad, alteraciones del equilibrio, temblor involuntario, rigidez, espasticidad, debilidad en las extremidades, alteraciones en la vista o en el funcionamiento de la vejiga o intestinos; ocasionalmente pueden presentarse cambios en las funciones mentales como olvidos o confusión.

Asimismo, la citada Institución señala que la enfermedad se observa con mayor frecuencia en las mujeres que en los hombres; al igual que en las personas de raza blanca más que en las personas afrodescendientes u orientales. De igual manera, tiene mayor incidencia en personas que viven en climas fríos, situación sin respuesta aún por el área científica, aunque los mayores avances señalan que el lugar de nacimiento y el lugar donde se vivió los primeros 15 años son los factores de predisposición más importantes.

En cuanto al tratamiento de la Enfermedad, la Institución señala que puede manejarse de forma sintomática a partir del uso de medicamentos para los brotes agudos como para las formas crónicas de la enfermedad, ya que los relajantes musculares ayudan a reducir los espasmos, mientras que las demás características como tensión, los problemas urinarios y de vejiga, así como el dolor, se pueden manejar mediante el uso supervisado de medicamentos.

Actualmente no se puede predecir cuándo la enfermedad se van a presentar, situación que se hace más compleja debido a que los síntomas varían de persona a persona y de momento a momento, aún en la misma persona, teniendo como una de las mayores incidencias los períodos activos de la enfermedad llamados exacerbaciones y períodos libres de síntomas, llamados remisiones.

Finalmente y debido a la complejidad que lo señalado representa para tener datos precisos, existen estadísticas que demuestran que de cada tres personas que viven con la enfermedad, dos son independientes.

también te puede interesar