El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social y Salud

Cuesta enfermedad crónica

Por: Redacción/ El Pulso Laboral

Vivir con una enfermedad crónica degenerativa como diabetes, hipertensión o enfermedad renal, es un golpe al bolsillo no sólo del paciente, sino de toda su familia.

Además de lidiar con el costo de medicamentos y consultas, el paciente ve reducido su ingreso, muchas veces a cero, pues debe modificar sus hábitos de vida que incluso lo llevan a abandonar su trabajo, coinciden médicos y expertos.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), una persona con este tipo de enfermedades gana 18 por ciento menos que el resto de la población sana, presenta ausentismo laboral y gasta 25 por ciento más en servicios de salud.

"En México aproximadamente la mitad del gasto en atender la salud va al sistema público y la otra mitad es en instituciones privadas. Una particularidad de México es que, del gasto privado, el 90 por ciento es desembolsado por el paciente, independientemente de que tenga un seguro médico.

"Lógicamente esto hace que hoy por hoy los seguros tengan poca influencia sobre el costo de atender al paciente", afirma John Antonhy Gardner, director de la correduría GPC Financial Explica que un caso ilustrativo del costo económico de lidiar con un padecimiento es la Enfermedad Renal Crónica (ERC).

"Hay más de 130 mil enfermes renales con necesidad de diálisis en México, de los cuales solo la mitad tienen acceso a alguna institución de salud pública El costo de atender a un paciente con ERC supera los 150 mil pesos al año ya sea en el sector público o privado.

"El hecho de padecer esta enfermedad puede además truncar la productividad de la persona, lo que a su vez afecta el ingreso familiar justo en el momento en que la familia debe enfrentar el costo del tratamiento", expone el también miembro del patronato de la Fundación Mexicana del Riñon.

Martha Elena González, líder Sector Salud en PwC, destaca que, sin tomar en cuenta el cáncer, la enfermedad crónica en la que más invierten las instituciones es justamente la ERC.

"Cuatro enfermedades: ERC, hipertensión arterial, diabetes tipo 2 y cardiopatía isquémica absorbieron 85 por ciento del gasto en enfermedades crónicas (excepto cáncer) en el IMSS y 88 por ciento en la Secretaría de Salud", afirma, basada en el estudio Medical Expenditure for Chronic Diseases in México: The Case of Selected Diagnoses Treated by the Largest Care Pruviders.

Andrés Gutiérrez, fundador de la cadena de clínicas Santa Carmen, especializadas en atender la ERC, explica que en fases más avanzadas de la enfermedad el paciente sufre cansancio, fatiga crónica y mareos, lo que ocasiona que quede prácticamente incapacitado para trabajar.

"Hoy aún con seguridad social, un enfermo renal tiene que aportar de su bolsillo para complementar su tratamiento", comenta.

La diabetes mellitus tipo 2 es otro ejemplo de una enfermedad crónica que hace "sangrar" los bolsillos. Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición el costo de padecerla es de 707 dólares (unos 13 mil 500 pesos) al año por persona Antonio Alfeirán, fundador de la cadena de clínicas Cuídate, coincide en que seguir un tratamiento para mantener la vida de un paciente con una enfermedad crónico degenerativa impacta de inmediato en la economía de toda la familia.

"A todos los gastos médicos se terminan sumando los del transporte y tiempo que un paciente debe invertir para atender al pie de la letra todo el tratamiento, eso impacta en su productividad", expone Ante ello, Clínicas Cuídate y Santa Carmen han apostado a ofrecer todos los servicios que requiere un paciente con este tipo de padecimientos (laboratorio, farmacia, nutrición, entre otros) bajo un mismo techo, con el fin de reducir el costo y eficientar procesos, lo que a su vez lo impulsa a mantenerse apegado al tratamiento, mejorar su calidad de vida e incluso devolverle productividad. Fuente: Arely Sánchez/Reforma

también te puede interesar