El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Sindicatos

Nuevo frente sindical en el metro

Por: Redacción/El Pulso Laboral

La creación de un nuevo sindicato en el Metro se acelera. Éste pretende restarle poder a la organización que lidera Fernando Espino, a la cual acusan de practicar el “charrismo” y la corrupción al interior del medio de transporte.

Homero Zavala, empleado de la Gerencia de Ingeniería y Nuevos Proyectos del Metro, lo ve como una opción para los empleados que no quieren las presiones del Sindicato Nacional de Trabajadores de Sistema de Transporte Colectivo (SNTSTC), cuyo secretario general es Fernando Espino.

“Desafortunadamente el sindicato de Espino se corrompió, metieron ahí unos negocios y se convirtió en una empresa”, acusó Zavala, quien busca liderar el nuevo gremio.

El Sindicato Nacional fue fundado en 1970, cuenta con 10 comités ejecutivos que agrupan a 12 mil 400 trabajadores, más del 70 por ciento de la nómina actual del Metro

Pero según Zavala, si algún empleado busca quejarse de un mal servicio, como el del comedor donde dan porciones insuficientes y por el que se le descuenta dinero al trabajador por el concepto de alimentación, tendría que hacerlo con el sindicato.

Sin embargo, la organización laboral está a cargo del lugar e hizo el contrato con la empresa.

“No hay con quién quejarse, porque el que tiene que defender a los trabajadores está haciendo negocio”, explicó.

También recordó que hace dos años le retiraron el apoyo de las botas y no se quejaron porque fue el sindicato quien hizo el acuerdo.

“Este año nos quitaron un traje, solo no dieron dos y no podemos hacer nada”, mencionó.

Por ello, tomó la decisión de fundar un nuevo sindicato del cual están en espera de que les den la toma de nota.

Zavala fundó la asociación Haz Tu Metro cuya base se convertirá en el tercer sindicato del Metro aparte del Sindicato Independiente Democrático de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo.

Los empleados que organizan el nuevo sindicato aseguran que cuentan con el apoyo de cerca del 30 por ciento del total de trabajadores

EL CONTROL DE LAS PLAZAS

Trabajadores acusaron que el sindicato de Espino obliga a sus agremiados a ir a eventos políticos o hacer otro tipo de acciones porque mantiene el control de las plazas.

“Es muy difícil que cambie la situación porque los que salen del Sindicato Nacional no pueden heredar las plazas, Espino es el único que tiene eso”, afirmó un trabajador de mantenimiento quien pidió el anonimato.

Acusó que el Sindicato Nacional es elitista y otorga las plazas de alto nivel, con mayor sueldo y derecho a una mejor pensión, para los allegados a la dirigencia.

“No está bien porque hay muchas personas que tienen capacidad e incluso tienen más experiencia y que no es necesario enseñarle para que hagan su trabajo, pero dan las plazas a quienes quedan bien con ellos”, añadió.

Mientras que Zavala señaló que dicha situación provoca que el personal capacitado pierda el interés por su trabajo y desempeñe su labor con ineficiencia.

Igualmente, denunció que la problemática repercute en el trabajador, quien es el eslabón más visible, porque se le atribuyen los problemas en el servicio aún cuando son parte de la corrupción que existe.

“Soy un técnico pero pasa que las plazas no se las quedan los mejor preparados, eso ha provocado que cada vez haya más averías. Porque alguien preparado quiere llegar a una plaza pero resulta que alguien que anda con los del sindicato ya la tiene. Como no me la dieron, yo hago como que trabajo, ellos como que me pagan y el Metro se está cayendo”, apuntó Zavala.

El también exlíder del Sindicato Nacional refirió que cuentan con el apoyo de cerca del 30 por ciento del total de empleados del Metro, que asciende a 15 mil.

Sin embargo, trabajadores temen que el nuevo sindicato tenga las mismas prácticas que el Nacional, lo que sucedió con el Democrático.

“No vemos que tenga una base sólida de acción ni de pensamiento y sigue con la misma estructura”, mencionó el empleado de mantenimiento que pidió el anonimato.

Las prácticas mencionadas son el acarreo a eventos o las represalias a quienes no ceden ante lo que el Sindicato manda.

“Espino organiza peleas de box, es un espectáculo para sus amigos, obliga a los trabajadores a ir y a llenar los gimnasios”, indicó.

En caso de que se nieguen a ir, los amenazan con quitarles beneficios o reubicarlos de área y horarios, lo que provoca que el empleado se harte y renuncie. //Reporte Indigo 

también te puede interesar