El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mundo Laboral y RR.HH.

Aceptan jóvenes cualquier empleo

Por: Adriana Rodríguez

La insuficiente absorción de los egresados de la enseñanza superior en el mercado laboral, no significa que dos de cada tres jóvenes egresados estén desempleados. En la práctica, han tenido que aceptar ocupaciones menos productivas que aquéllas a las que se orientaron sus carreras.

Carlos Muñoz Izquierdo en su estudio “Implicaciones de la escolaridad en la calidad del empleo”, detalla que el problema afecta con mayor gravedad a los jóvenes es el del subempleo, el cual se refiere a un número escaso de horas trabajadas y/o al insuficiente aprovechamiento (en las actividades productivas) de la escolaridad obtenida.

“Pero es muy importante señalar que esa dinámica repercute en forma de cascada –al desplazar hacia abajo en la escala ocupacional- a los jóvenes que abandonan el sistema escolar antes de ingresar a la enseñanza superior”, dijo.

Existen evidencias de que los jóvenes que adquieren mayores dosis de educación formal pueden desempeñar ocupaciones de mejor calidad que aquéllas a las que pueden acceder los muchachos que se encuentran en la situación contraria.

“Mientras alrededor del 20 por ciento de quienes cursaron diez grados de escolaridad (es decir, desde el primero de preparatoria en adelante) están ocupados en el sector informal del sistema productivo, más del 50 por ciento de jóvenes se encuentra en el sector formal”, afirmó.

Se ha analizado la calidad de la ocupación que desempeñan los jóvenes que, habiendo cursado la educación media superior, ejercen ocupaciones que se consideran precarias, porque absorben menos de quince horas de la semana laboral.

En esa situación se encuentran principalmente las mujeres egresadas de la educación tecnológica y, de manera muy especial, las que trabajan en zonas rurales.

Paradójicamente, el problema del desempleo afecta en mayor grado a quienes han adquirido mayores dosis de escolaridad.

Ello no puede ser atribuido, sin embargo, a que la demanda laboral esté concentrada en las ocupaciones que pueden ser adecuadamente desempeñadas por quienes cursaron unos cuantos grados de escolaridad formal, sino a que quienes pueden acceder a la educación posbásica son económicamente más capaces de soportar los costos d,e oportunidad asociados con la búsqueda de empleo.

“El desempleo abierto afecta en mayor grado a quienes cursaron educación tecnológica, especialmente si viven en el medio rural”, concluye el documento.

Además, el desempleo afecta en mayor grado a quienes cursaron carreras sociales que a los egresados de carreras técnicas, a las personas de género femenino que a las del género opuesto, y a los jóvenes menores de 27 años que a las personas que ya rebasaron esa edad.

también te puede interesar