El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Mundo Laboral y RR.HH.

Bomberos se suman a tareas covid-19, pero en condiciones laborales precarias

Por: Factor Capital Humano

Si algo ha hecho la pandemia de covid-19 es recordar las precarias condiciones laborales de muchas personas. Y lo ha hecho agudizando sus deficiencias: “tuvimos que parar el servicio de traslado de pacientes porque ya no tenemos equipo de protección personal”, dice Juan Antonio Carbajal, comandante del cuerpo de bomberos de Cabo San Lucas, Baja California.

Su trabajo, dice, no está debidamente regulado. “El 85% de los bomberos en este país labora en una situación pésima”, lamenta en entrevista. La gran mayoría no recibe salario, sino compensaciones que, en promedio, “son de 2,500 pesos quincenales”. Sólo un poco por arriba del salario mínimo de 123.22 pesos en la mayor parte del país. 

Corporaciones de diferentes estados iniciaron una campaña para impulsar una reforma legislativa. Buscan que los ayuntamientos sean los responsables de los heroicos cuerpos de bomberos. Han recabado casi 115,00o firmas de apoyo y esta vez, a diferencia de hace seis años cuando el Senado dejó el tema en la congeladora, “no nos vamos a rendir”, advierte.

“Decenas de bomberos han muerto a causa de la pandemia”, afirma Juan Antonio Carbajal, uno de los líderes del movimiento nacional. Además de apagar incendios y rescatar personas y animales de diferentes situaciones peligrosas, desde marzo han apoyado al traslado de pacientes de covid-19 a los hospitales.

Si antes carecían del material adecuado y suficiente, ahora lo padecen más. “No se nos dio equipo, así que hemos tenido que pedir donativos”. Pero en estos días de pandemia parece que se avanza en círculos, pues debido a la crisis económica causada por la covid-19 “las donaciones no han sido tantas ni bastas. La gente no tiene dinero”.

Las condiciones mínimas

Cada overol que utilizan para protegerse del nuevo coronavirus tiene un costo mínimo de 200 pesos, las mascarillas cuestan en promedio 150 pesos cada una, cuenta. “Todo esto es desechable porque debemos cambiarlos constantemente”.

En los meses más difíciles algunos grupos de bomberos llegaron a hacer hasta 10 traslados diarios de pacientes, según le reportan. Hay que sumar el resto de los servicios que prestan a la ciudadanía, para los que también deben acudir protegidos, pues en muchos casos será imposible evitar el contacto físico.

“Los trabajadores de los servicios de urgencia, como los bomberos, con frecuencia enfrentan grandes riesgos y trabajan muchas horas, en horarios irregulares”, señala la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En el 2018 dicho organismo aprobó una serie de directrices para promover la protección de quienes tienen un empleo de este tipo.

Una de ellas se refiere a las enfermedades transmisibles. En ese punto señala que quienes los contratan deben proporcionarles información sobre cómo evitar ser contagiados. Si contraen una enfermedad, deben indemnizarlos o pagarles incapacidad mientras están en cuarentena.

La OIT también contempla que deben aplicar pruebas clínicas a los bomberos para asegurarse que no se han infectado. Igualmente, proporcionales equipos de protección adecuados “cuando atiendan las necesidades de heridos y enfermos”.

El empleador es quien debe otorgar estos insumos “y asegurar que se hallan en buen estado de funcionamiento y que se encuentran en condiciones de higiene satisfactorias sin costo alguno para el trabajador”.

Reforma al 115 constitucional

El problema con este grupo de trabajadores es que no siempre está claro quién es el empleador. Sólo la Ciudad de México, Michoacán, Chiapas y Veracruz tienen un marco jurídico regulatorio, indica el comandante. En la mayor parte del país “los bomberos dependen de un patronato y trabajan de forma voluntaria”.

Muy pocos municipios los tienen agregados a la nómina de empleados. “Si hubiera un conflicto los tratarían como a cualquier otro empleado. No hay una distinción de la naturaleza de nuestro trabajo, como es en el caso de los policías, por ejemplo”. Tampoco cuenta con seguridad social, servicio médico o un seguro de riesgos mayores. “No contamos con un acorde con el nivel de peligro que enfrentamos”.

El pasado 7 de octubre un grupo de bomberos se reunió con la diputada Claudia Nancy Reséndiz (PES), presidenta de la Comisión de Protección Civil de la Cámara Baja. Le entregaron cerca de 115,000 firmas de apoyo en la plataforma Change.org para que el Congreso modifique el artículo 115 constitucional.

Pretenden que en ese ordenamiento, donde se enlistan las responsabilidades de los ayuntamientos, se integre a los cuerpos de bomberos para que estén bajo la protección y competencia de esos gobiernos. Juan Antonio Carbajal afirma que cuentan con el apoyo de la legisladora Nancy Reséndiz y ella presentará la iniciativa.

Hace seis años intentaron hacerlo en el Senado. “Nos recibieron y se planteó la creación de una ley general para los bomberos”, incluso se convocó a un foro en el que se abordaron las principales problemáticas. “Pero se quedó en la congeladora”.

Los cuerpos de bomberos son el brazo técnico más fuerte de los sistemas de protección civil en el país, subraya el comandante. “Dependemos de donaciones de equipo de bomberos de Estados Unidos, Canadá o Europa. andan camiones o uniformes usados, nos los venden o los donan. Eso usamos para auxiliar a la población. Ya merecemos un poco de justicia social”, apunta.///Factor Capital Humano

también te puede interesar