El Pulso Laboral

Lunes 25 mayo 2015

02:30 pm

Seguridad Social

Reina informalidad de mujeres en salud

Por: Redacción/El Pulso Laboral

Año con año se dice que los retos más significativos en el mercado laboral mexicano "son reducir la informalidad y aumentar la participación de las mujeres".

Pero en el sector salud, si bien se considera que estas problemáticas no se encuentran en el estado crítico del mercado laboral, todavía representan retos importantes.

El Observatorio de las Condiciones Laborales de la Mujeres en el Sector Salud, del colectivo México, ¿cómo vamos? indica que, si bien la informalidad en el sector disminuyó entre 2021 y 2022, "aún se encuentra por encima de lo observado en 2019, lo que significa que dos de cada 10 personas ocupadas en el sector se encuentran en empleos informales, y en donde siete de cada 10 son mujeres y sólo 6.0% ocupan puestos directivos en comparación con el 12% de los hombres que se ubican en este tipo de altos puestos.

Brenda Flores, analista de México, ¿cómo vamos?, señala a Ovaciones que esta situación es preocupante debido a que el empleo informal se relaciona con menores ingresos a corto y largo plazo, así como desprotección en cuanto a seguridad social y menores prestaciones, "incluyendo el acceso a servicios de salud, guarderías y ahorro para el retiro".

En este tenor, comenta que la desigualdad se observa en todos los niveles, ya que 12% de las mujeres que laboran en el sector salud son médicas tratantes en una clínica u hospital, contra el 20% que representan los va rones.

Pero la disparidad laboral no termina ahí. Basado el estudio en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo que genera el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se desprende que el 34% de todas las mujeres empleadas en el sector salud se de dican a enfermería y, únicamente el 16% de los hombres se dedican a esa ocupación.

"Ello se debe a una cuestión educativa hasta de los mismos padres quienes, en muchas ocasiones no tienen un mayor nivel; también incide el factor generacional, de estereotipos autoimpuestos; también incide el entorno y el concepto de cuidados, esto, como que la enfermería es un rol similar al de cuidados que se requiere en el hogar", señala Brenda Flores.

Pero el Observatorio va más allá al señalar que "entre los principales obstáculos para el crecimiento profesional de las mujeres con un empleo en el sector salud está que dedican 18 horas semanales a labores no remuneradas, 11.5 horas más que los hombres, y que los puestos directivos demandan perfiles que pueden cubrir los hombres con mayor facilidad, como años de experiencia o cargos previos".

La analista de México ¿cómo vamos?, comentó en cuanto a la brecha salarial, ésta es de 8.8% en favor de los hombres; lo que significa que por cada 100 pesos que gana un hombre en el sector -con menos horas-, una mujer gana 91.2 pesos.

En la parte operativa "la magnitud de la brecha es mayor, pues en prome dio por cada 100 pesos que gana un hombre, una mujer percibe 73.8 pesos, quien tiene que trabajar más horas.

Mientras que en la parte de atención médica o como médico tratante en hospital o clínica, "es más parejo el salario y el horario", pues por cada 100 pesos que gana un médico, una médica gana 90.7 pesos.

PUESTOS DIRECTIVOS...

Por lo que toca a los puestos directivos, la brecha se estima en 5.9%, pero esta diferencia varía entre los distintos puestos considerados, pero destaca que en puestos de coordinaciones de salud, la diferencia salarial es de 24.51%, por lo que por cada 100 pesos que gana un coordinador de área en servicios de salud, una coordinadora gana 75.5 pesos.

Brenda Flores señala que la conclusión de este estudio, es que "se requieren políticas que se enfoquen realmente en incrementar la participación de las mujeres y, sobre todo, en puestos de toma de decisiones como médicos y puestos directivos.

"Y el gran pendiente son estas políticas relacionadas a cuidados, como un sistema nacional de cuidados y también la ampliación de las licencias de paternidad, para que sea mucho más compartido ese papel dentro de los hogares, que falte hasta porque un hijo se enferme, que no está dejando que las mujeres se desenvuelvan profesionalmente de la misma manera", acusó.

Es más, puntualizó que es precisamente esa falta de políticas que ocasiona que las mujeres decidan irse a la informalidad ante la flexibilidad que permite ante la doble jornada laboral que se observa, y que implica, además del trabajo remunerado, los antes llamados "quehaceres del hogar", que es el no remunerado.

Por ello, observó que "si bien la informalidad está relacionada a menores ingresos y prestaciones, pues a veces se pueden encontrar ahí horarios más flexibles, eso vemos que falta en el mercado laboral en general, mayor flexibilidad a tiempos y roles tanto de hombres como de mujeres, cuando hemos demostrado que somos productivas, sobre ahora durante la pandemia, desde casa". /Ovaciones